Noticias

Museo de Arquitectura: expresión de la tecnología y su época

25 Sep 2017
Print this pageEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedIn

El nuevo pabellón del MARQ en Buenos Aires, inaugurado un año atrás, fue construído con el sistema Steel Framing, uno de los más eficientes en la actualidad. El edificio refleja de las potencialidades de crear con acero.

El Museo de Arquitectura y Diseño (MARQ) ocupa una ex-torre de agua del complejo ferroviario de Retiro. La construcción de ladrillo visto con arcos y cornisas da cuenta de la tradición inglesa en el diseño de la infraestructura a principios del siglo XIX. En el mismo sentido, el pabellón que amplía la capacidad del museo refleja la arquitectura y tecnología de su época: la construcción en seco.

En 2013, la Sociedad Central de Arquitectos organizó un concurso de proyectos para el diseño del nuevo pabellón. El certamen contó con el auspicio de Ternium y, bajo el lema “crear con acero”, se presentaron 80 proyectos, todos desarrollados con Steel Framing, un sistema constructivo en seco de vanguardia.

La propuesta del arquitecto Marcos Polchowski resultó ganadora del primer premio. En líneas generales, se trata de un prisma rectangular con paredes definidas por parasoles de acero móviles que le otorgan transparencia u opacidad según su ubicación. El edificio alberga una sala de exposiciones y usos múltiples, baños, cafetería y depósitos, que se materializaron en una obra rápida y limpia.

El primer aniversario de este espacio (el 4 de octubre) coincide con una exposición de dos grandes referentes de la arquitectura argentina: Mario Roberto Alvarez y Clorindo Testa.

“El sistema Steel Framing tiene un potencial muy alto, en especial en obras de pequeña y mediana escala. Es un proceso más avanzado y en obras como el MARQ permiten poner en relieve sus beneficios”, afirma Polchowski.

“La posibilidad de participar en un proyecto de este tipo brinda la oportunidad de mostrar todas las posibilidades que tiene el sistema en cuanto a su versatilidad, eficiencia energética, velocidad de ejecución y sustentabilidad”, señala Silvano Canton, gerente de marketing de AD Barbieri SA, empresa que formó parte del proyecto.

Sólo las vigas de fundación se construyeron con hormigón armado, es decir, con obra húmeda. Piso, techo y paredes se materializaron con perfilería de acero y terminaciones en seco. “Antes de realizar el concurso investigué sobre el sistema para poder resolver técnicamente el proyecto. Solo fue necesario recalcular la sección de algunos perfiles”, explica Polchowski.

El nuevo pabellón de líneas rectas, ángulos definidos y superficies pulidas de metal oscuro es “una contraposición respetuosa a la profusión porosa de cornisas, pilastras y ladrillos de rojo antiguo, y la frondosidad verde del parque”, según la definición del autor.

De ese modo, lo nuevo y lo antiguo dialogan respetuosamente en el pequeño terreno triangular de Libertador y Callao.